martes, marzo 31, 2009

La fisonomía del dinero

Casi siempre los billetes son güeros, rubios, blanquitos. A pesar de su delgada figura los billetes están mejor alimentados y hasta pueden irse de vacaciones a La Vegas, MonteCarlo y los más saludables hasta a Dubai.

Las monedas son color bronce, como La Raza de Bronce. La morralla abunda y todas las monedas son delgadas, medio desnutridas o mal comidas como los centavitos a los que ya nadie les hace caso más que algunos
numismáticos que gustan conservar algunas y apapacharlas para intentar, solo intentar, infructuosamente regresarlas a su pequenísimo esplendor temporal pasado. Muchas hasta se ven sucias, como si no hubiera agua para que puedan bañarse y así, sin quererlo, van juntando la mugre y óxido que contagia a las de su misma denominación e inferiores.

Las diferencias entre billetes y monedas son abismales; así como su poder adquisitivo que los conduce a hacer mucho más ámplias y profundas esas diferencias en este mundo globalizado.

A veces la morralla se junta y puede más que un billete, pero siempre dominarán los billetes sobre las monedas, a pesar de que las monedas son mas brillantes que los billetes.


PD: este post ya lo había publicado en otro blog y es parte de la mencionada mudanza de post que estoy realizando.
PD: Vayan a leer
este artículo que encontré, seguramente podrán relacionarlo con este post. Me ha causado pavor al leerlo por las implicaciones biológicas que seguramente a muy largo plazo nos llevará a seguras adaptaciones... o mutaciones.

10 comentarios:

Mara Jiménez dijo...

Jajajajajajaja! Voy a poner tal cual lo que me vino a la mente sin pensarlo mucho: "Morralla de todos los paises... ¡UNIOS!" Sorry, estoy de simple.

Pelusa dijo...

La morralla tiene sus cositas atractivas tambien… son perfectas en su redondez, y las que no, se lo deben a lo mucho que han vivido por ahí. Tienen el encanto del uso, del brillo del metal… y, sobre todo, son ahorrables!!! Nunca he logrado convencerme de guardar un billete, por pequeño que fuera, en una alcancía, pero las moneditas, sin pensarlo!

Ivanius dijo...

Entonces podremos decir eso de: "A ahorrar, a ahorrar, que si no, vas a mutar".

Horacio dijo...

eeeehhh, ese sillón se lo afanaste a alguien, juro que lo tengo visto!!

La Niña Buena dijo...

jajaja...

los billetes verdes son bien robustos!

LicCARPILAGO dijo...

Mara: pues si, morrallas del mundo uníos! jajaja, pero ojala fuera tan simple. el poder lo tienen bien controlado los billetes, desde los de baja denominación hasta los mas "pudientes".

LicCARPILAGO dijo...

Pelusa: Entonces las alcancías son las cárceles de la morralla!!

Ahí un ejemplo más de la parábola que he querido expresar.

LicCARPILAGO dijo...

Ivanius: jajaja sin falta el toque mordaz.

LicCARPILAGO dijo...

Horacio: bienvenido a este lugarejo de la red!! y no... ese sillón no lo he robado/hurtado/pirateado/afanado a nadie; forma parte de una serie de plantillas gratuitas de segunda generación para los blogs.

y por cierto tu comment me ha dado idea para otro post, ya estaré visitando tu blog para avisarte (o los varios blogs que tienes!!)

LicCARPILAGO dijo...

Niña Buena: Muchas gracias por pasar a este rincón del cibermundo!! y tienes mucha razón los billetes verdes aún son los más poderosos, aunque ya les llegó un rival aun más poderoso.