jueves, abril 10, 2008

Humanizando

Acabo de regresar de leer un post de Miss Pinky y otro de Xina que tocan una tématica delicada, muy complicada y que es buen asunto para un post más en este espacio. Trataré a grandes rasgos de resumirselos: trata de un artista que utilizó a un perro vivo, pero enfermo y desahuciado para una exposición en donde lo dejo morir de hambre, (aqui la nota periodística vayan a leerla antes de leer el post para que nos entendamos mejor).

En el asunto hay fondo y forma.

Antes de continuar quiero comentar que en política hay una máxima que reza: "Cuando no existen los argumentos o cuando estos se acaban, entonces comienzan las descalificaciones y a partir de ese momento toda negociación o tertulia se estancará para dar pie a los insultos seguidos de amenazas".

Personalmente he vivido las dos partes de esta situación (pueden leerlo aqui) y se requiere un poco de sangre fría para tener el temple necesario para la consecusión de argumentacion sensata (y no embarrar las tripas como frecuentemente se intenta en los debates acalorados), eso no significa que se pierda la pasión en la defensa de una opinión sino que debe hacerse pasionalmente pero con templanza.

Habiendo aclarado lo anterior me remito al asunto nuevamente.

Existen muchos tipos de personalidades (refiriendome al caracter propio o ajeno) que pueden en conjunto similar considerarse gregarios formando asi nichos con características bien definidas y que actuan de manera activa y reactiva, mas no propositiva. Esto hace que dentro del nicho especifico (como los que firman para PETA(People for the Ethical Treatment of Animals) o estan en contra de las corridas de toros) la identidad propia se pierda para llegar a ser colectiva con el mismo fin (obviamente).

La argumentación colectiva (como las acciones y reacciones de PETA) hacen que los individuos retomen esa argumentacion como propia, sin esta serlo en realidad, de manera que cuando se vierten opiniones "conocedoras" propias, frecuentemente solo se pifia lamentablemente al referirse a ciertos temas (como es el caso de la nota periodistica) sin conocimiento real de lo que son las variables de la temática, en este caso "arte", "crueldad" y demas.

¿Cuántas veces hemos escuchado a aquellos anti-taurinos que expresan sin el menor pudor sobre el sadísmo, crueldad, brutalidad y demas calificativos propios, hacia los que practican, van o gustan de la tauromaquia y que además se regocijan cuando la res empitona al torero, banderillero o picador sin ver que son aún más sádicos ellos mismos por preferir el disfrutar del sufrimiento de un congénere humano por sobre el de un simple animal? ¿Cuántas veces?

El caso es que siendo los humanos racionales como somos, no podemos, ni debemos humanizar a los animales sintiendo una compasión erronea por ellos ante un término tan increiblemente subjetivo como lo es la mismisima compasión, asimismo la crueldad, argumentando que todos somos seres vivos y merecemos el mismo respeto igualándolos (a ellos, los animales) con nosotros o peor aun degradando el raciocino humano con el sentimentalismo impropio que genera esa humanizacion inaceptable posicionandonos a la altura de un animal o muchísimo peor aún un vegetal.

Supongo que alguien, alguna vez, a ido a algún restaurante "nice&lovely" y en la entrada hay una enorme pecera con langostas vivas esperando a ser escogidas por los clientes para ser cocinadas por chefs de renombre internacional en platillos de alta cocina. Lo mismo pasa con las truchas en el area de La Marquesa en las cercanias de la capital mexicana en donde infinidad de restaurantes dicen "Cocinamos su trucha". De la misma manera tiernos conejitos en espera de ser fritos o hervidos para ser servidos en el tradicional mole.

Entonces ¿por que nos horrorizamos cuando vemos gatos o perros en jaulas en espera tambien de ser seleccionados para ser cocinados y comidos en restaurantes internacionales en China, por ejemplo?


La complicación se presenta en fondo y no en forma debido a que las cuestiones tan íntimas y particulares, como la ética, la moral y en sentido inverso la crueldad y maltrato a los animales son conceptos abstractos totalmente subjetivos y tratar de encontrar un común denominador para cada uno de ellos resulta más que imposible habiendo mas de 6,000,000,000 (6mil millones) de seres humanos, supuestamente racionales y con opinión propia, en esta Tierra tan diversa.

Así las cosas, la punta de lanza que resulta ser aquel artista que utilizó, quizá erróneamente, una forma para denunciar otro tipo de fondo(aqui lo denunciado), ha simplemente destapado una cloaca que es aprovechada de manera oportunista por ese tipo de instituciones (como PETA) para hacer hincapié en la forma utilizada y hacer con ello faramallas, con el bombo y platillo que les caracteriza, haciendo a un lado, sin la menor misericordia humana, el verdadero fondo de la situación denunciada... y todo por no darle una muerte humanamente digna(?) a un animal moribundo.

Y sin humanizarlo, convirtió al perro en verdadero un ícono del martirio...entiéndase: Mártir.

Aclárese completamente que NO soy insensible, no he perdido la sensibilidad en este vertiginoso mundo que gira sin piedad (este si) . NO. Solo doy las prioridades que, en mi opinión deben, ir así: primero mis congéneres y después los animales. Y también creo que la energía usada para la defensa de los animales, antes, mucho antes, debería usarse para el rescate de los nuestros... y no al revés.

Eso, entonces sí, sería la consecusión final de la más pura filantropía que es el amor al género humano.

11 comentarios:

Princesa encantada dijo...

hola tienes toda la razon

saludos

★..Fanny..★ dijo...

Ps la verdad, la mente humana es algo complicada x.x... es realmente extraño como podemos sentir horror ante ciertas situaciones, pero fascinarnos ante eso mismo! pero presentado de otra forma x.x

VITOCHAS dijo...

El problema con los post largos es que su extensión es inversamente proporcional al número de comentarios recibidos.

No obstante que el formato de blogspot, a diferencia de otros, privilegia el espacio para lo escrito y, por ende, para que pueda ser leído, es innegable que tenemos un problema con el imperio de la rápidez y de la imagen: si escribimos textos extensos y sin "monitos", corremos el riesgo de ser paulatinamente olvidados por nuestros potenciales lectores.

No obstante que, con todo honestidad, el tema tratado acá no es precisamente de mi interés, me fumé todo el post y la nota del link.

De todo esto, hubo algo que escribiste que llamó mi atención y causó escozor en mi talante franciscano: "siendo los humanos racionales como somos, no podemos, ni debemos humanizar a los animales sintiendo una compasión erronea por ellos ante un término tan increiblemente subjetivo como lo es la mismisima compasión".

¿Por qué, siendo como somos los humanos, animales bípedos y erectos -me refiero al modo de andar- que recibimos el carácter de humanidad precisamente por la capacidad de generar vínculos afectivos a partir de nuestras experiencias gregarias, no debemos sentir compasión por un animal?

Me parece que la perspectiva desde la que se ha elaborado tal afirmación es en exceso antropocentrista e iluminista.

Creer que los hombres estamos en la punta de la piramide evolutiva -si es que tal pirámide pudiera existir- denota el grado de ensimismamiento, arrogancia y egolatría que el proyecto ilustrado dejó como herencia después de su fracaso, precisamente ante el advenimiento del relativismo, para el cual todo producto del espíritu humano es totalmente subjetivo.

Sin embargo, una parte del relativismo que ha sido intelectualmente cultivada invita al conocimiento y reconocimiento de otras culturas.

Pues bien, en algunas de esas culturas los animales son parte de la vida social. Incluso han sido los representantes de las divinidades, que como se sabe, siempre han estado y estarán por encima de los hombres, mortales y ordinarios.

Acá el asunto es precisamente sentir compasión por un ser vivo que es llevado a la muerte con métodos no precisamente humanitarios. Quiero decir, los animales forman parte de nuestra cadena alimenticia y nosotros formamos parte de la suya. Sin embargo, nosotros somos más crueles con ellos, que ellos con nosotros.

En fin, que aunque no es un tema de mi total interés, desbordó mi inspiración y ánimo rijosoperredista.

Como sea, en lo personal deploro la llamada "fiesta taurina", porque además de ser una suerte de ritual pagano, es un pretexto ideal para el despliegue del profundo snobismo que ha arraigado en nuestro querido país de globos y bicletas.

Saludos

Rosminda Perlasca dijo...

Válgame! hasta que hay un alumbrado jaja. Las personas que se horrorizaron por eso, son en su mayoría gente que ve perros muriendo en la calle y no hacen nada; lo que es peor ven niños muriendo y rodean la banqueta como si no pasara nada. Se escandalizan porque la culpa sería mucha si no lo hicieran. No aplaudo lo que hizo éste "artista" pero no me escandaliza en lo absoluto.

Saludos
Buen Blog

Princesa encantada dijo...

hola para poder entrar a mi blog mandame correo a mi belimorquecho@hotmail.com

el7palabras dijo...

Mi querido Lic, creo que eso de andar buscando públicos en los pantanos le ha restado la resonancia que neta neta, debería tener este espacio.

Manque crea que esta vez si se pasó deveras con una que otra afirmación aquí vertida, le mando un gran saludo desde el cochinero.

Muera la palabra de verificación.
Och.

Zereth dijo...

Interesante lo que comentas, y más allá del arte en el perro moribundo, con toda la subjetividad que incluye, a mí en lo particular me resultaba irritante la indignación mostrada, claro, mediante el fwd enviado una y otra vez, que es el granito de arena que todos avientan pero fuera de eso no harán más. Ni con sus propias mascotas.


Besos

xinita dijo...

El ser humano, aun siendo un ser con la capacidad de razonar no deja de ser animal.

Y como animales supuestamente deberíamos de sentir empatía con aquellos de nuestro reino.

Si gracias a este tipo de razonamiento frío e "imparcial" es como han nacido las más temibles personas de la "humanidad".

Sin nada más que decir... Me voy.

LicCARPILAGO dijo...

Nunca anteriormente habia contestado un comentario y este va como replica al de Xinita. Citado aqui:
***********************************
xinita dijo...
El ser humano, aun siendo un ser con la capacidad de razonar no deja de ser animal.

Y como animales supuestamente deberíamos de sentir empatía con aquellos de nuestro reino.

Si gracias a este tipo de razonamiento frío e "imparcial" es como han nacido las más temibles personas de la "humanidad".

Sin nada más que decir... Me voy.

23 de abril de 2008 23:55
***********************************

La empatía no se siente porque NO es un sentimiento.

La definición para el caso es una identificación mental de un sujeto con el estado de ánimo de otro.

De ánimo dice: 1. m. Alma o espíritu en cuanto es principio de la actividad humana. (¿si se leyó la ultima palabra? h-u-m-a-n-a) Y en su más purista relacion: viene de ánima y esta de Alma (por razones obvias sobra definir el alma en este momento)

y de ahi retomo como colofon la otra parte de lo definido como empatia: Estado de ánimo 1. m. Disposición en que se encuentra alguien, causada por la alegría, la tristeza, el abatimiento, etc. (¿si se notó la palabra a-l-g-u-i-e-n?

Sírvase ese comentario como ejemplo claro de lo comentado en los parrafos 5to y 7mo del post

Anónimo dijo...

Sos un pelotudo carpilago.
Que te haga el amor un burro!

LicCARPILAGO dijo...

pelotudo yo? no!! tu eres quien tiene las manos chicas!!