martes, julio 14, 2009

Inmaculada

Por exigencia petición familiar aquí les exhibo mi inmaculada boleta de calificaciones del 6to. año de primaria.

Que conste que yo no quería, pero pues ahí está.



Tenía yo en ese momento 11 años y desde hacía 6 que era abanderado de la escolta de las escuelas en las que estuve (porque entre de 5 a la primaria) iniciando esta anécdota en un kinder de la colonia Popotla de la Cd. de México.

La miss Clarita fué mi maestra desde que entré al kinder, ella era jovencita y muy agradable con todos los chamacos que convivíamos diariamente con ella. No recuerdo exctamente cómo ni cuando fue la primera vez que cargué la bandera en el kinder, pero si recuerdo perfectamente como fue que mi madrfe se enteró de esto.

Ya habían pasado muchos Lunes cuando la miss Clarita agregó una nota en mi cuaderno de trabajo. Era una invitación para los padres de familia a la ceremonia cívica de los lunes. Esta ceremonia en particular sería diferente a las anteriores, en esta se otorgaría un premio a la escuela por ser la mejor en aprovechamiento de la zona en la que se encontraba; premio que le daba entrada al concurso por el primer lugar en la capital del país.

Pero en mi caso la nota tenía una petición particular: ese lunes yo debía llevar un par de guantes blancos para cargar la bandera en esta ceremonia "de lujo".

Mi madre al enterarse de esta manera me cuestionó las causas del por qué no le había dicho nada de la ceremonia y es que para mi eso era una actividad más en mi escuelita.

Llegó ese Lunes y después de la ceremonia mis papás fueron a conversar con la miss Clarita. Se sentían orgullosos de que su chilpayate hubiera sido el abanderado en tan importante ceremonia y fue aún mayor su sorpresa cuando la miss les dijo que ya tenía todo el año haciéndolo y que si "seguía así" seguramente nadie me quitaría el lugar de honor en la escolta.

Mis padres me dieron severo regaño por no haberles dicho algo que para mi era cotidiano y prácticamente sin importancia en aquellos días.

Llegó la primaria en la que estuve del 1o. al 3er. grado, luego otra escuela más en la que curse del 4to. al 6to. grado y la bandera siempre seguía conmigo todos los Lunes. Mucho después vino la escuela secundaria, en la que a pesar de haber tenido un cuaderno de reportes individual y no colectivo como era costumbre, mi aprovechamiento académico continuaba dándome la oportunidad de seguir junto a mi adorada bandera casi cada semana; digo "casi" porque me alternaban como abanderado cada 15 días para dar oportunidad a mis demás compañeros de escolta que competían por "mi" posición.

En segundo año recibí la bandera por parte del abanderado de tercer año en la ceremonia especial de "entrega de bandera" y en tercer año, como era de esperarse, entregué la bandera en la misma ceremonia.

Llegó después la época de mi bachillerato, las cosas ahí fueron diferentes, en el CCH no había ceremonia de honores a la bandera. Durante los tres años que estuve ahí nunca pensé que después en la Universidad extrañaría tanto a mi querida bandera.

Lo más cerca que estuve de la escolta en todo ese tiempo fue cuando terminé la maestría y el coordinador académico me dijo al entregarme el certificado de créditos completo: "¡Felicidades! si en esta universidad hubiera escolta, tu serías el abanderado"


Los años pasaron y siempre viajé a sotavento y la añoranza de aquella época se guardó en mi memoria como parte del archivo muerto. Hasta que en el 2007 en una institución filantrópica de la que soy parte fui seleccionado como abanderado para una nueva ceremonia cívica en la que personalidades de la política e intelectualidad del país estarían presentes. Llegó ese día y al calzarme el porta bandera, colocar el asta en su posición y tomarla de manera que la bandera no cubriera mi vista, el recuerdo de todas aquellas veces llegó de un solo golpe a mi mente en una especie de comunión con mi querida bandera que práctimente con sus vuelos acariciaba mis recuerdos y con ello calmaba un nerviosismo que jamás había sentido anteriormente hasta ese día... como si hubiera sido la primera vez.

Y pensar que al principio yo no quería la bandera, sino tocar el tambor!!!!


 ++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++ 
ACTUALIZACION 
Julio-1-2014

Hoy he cerrado el ciclo que como les conté líneas arriba  mantuve abierto durante tantos años y lo he cerrado muy orgullosamente pues ahora mi hija Audrey ha abierto el suyo.
                             GRACIAS HIJA!!!! 
Sigue adelante porque ahora mi querida bandera es tuya
Y ojalá tu la quieras como yo la he querido durante toda la vida.

12 comentarios:

Su dijo...

Vaya!!!!
yo también estuve en la escolta jajaja
tiempos aquellos

y vaya que buenas calificaciones
estoy orgullosa =) jajajaja
eso de tocar el tambor también es divertido... mis abuelos tenían una escuela y yo aprovechaba e iba a tocar el tambor pero solo para jugar jajaja

saludos
su.

Mara Jiménez dijo...

Lic: No sabes como te envidio esa pasión por el lébero. A mi la decepción me ha arrastrado a nivles insospechados, incluso para mi misma. será también, que nunca fui abanderada, y no sé dónde están mis calificaciones de primaria. Los otros días mi hija me dijo que "fulana iba a llevar la bandera", yo le pregunté si no le hubiera gustado a ella llevarla, y me contesto: "No. Pesa mucho." ¿? Será que se hereda la desilusión?

Ivanius dijo...

Jejeje... el macheteo escolar, ¡qué buenos recuerdos, caray! Un saludo, Lic.

Rosy dijo...

si la tenias que subir a tu blog!!

es de presumir , tantos dieceses
jajajajaja , no podia pasar desapercibida

¡¡ Muchas Felicidades amor , y creo que sigues siendo el abanderado de esta familia !!

p.d. ojala Audrey desbanque esa posicion que tu con mucho orgullo has portado todo este tiempo

la MaLquEridA dijo...

Hey! hey! hey!

Hola, te quiero decir que en mi certificado de primaria saqué puro diez sin ningún nueve, eh, qué tal?.

También fuí abanderada, pero solo en la primaria, porque en secundaria ya no pude, y en el CCH ya no había ceremonia como tu lo dijiste.

vaya! hasta que encontré otro con puro diez.
Felicidades!!!

LicCARPILAGO dijo...

Su: ¿tocar el tambor es divertido? !!!!no lo seeeeeeee!!!!

LicCARPILAGO dijo...

Mara: si pesa!! y ahora me pesa más.

LicCARPILAGO dijo...

Ivanius: macheteo? cual? yo? naturalito!!! jajaja

Saludos igual!!!

LicCARPILAGO dijo...

Rosy amor: gracias por tus palabras y sí, ojala que Audrey llegue a ser abanderada también. Nada me gustaría más que eso!!!

LicCARPILAGO dijo...

Malquerida: oigame noooo... a ver.. quiero velas y no candiles!!! jajaja

felicidades también para ti!!!

Francisco Damián dijo...

hola que buenas memorias agradable leer tu historia, fijate que yo pase casi por lo mismo pero yo en mi añorada Banda de Guerra de ser el pequeño corneta y tambor hasta llegar a ser el comandante e instructor que tiepos aquellos la verdad si se extrañan pero la vida cotinua....

Anónimo dijo...

Mendigo nerd y de seguro entraste a la secu y puros cinco y puro seis de seguroooo jaja!!!!!