lunes, junio 30, 2008

El día de la Infamia

El 7 de diciembre de 1941 el imperio japonés se atrevió atacar la base norteamericana de Pearl Harbor en un evento que marcó su destino como el vencido de la Segunda Guerra Mundial. Al día siguiente del ataque, que oficialmente los tomo por sorpresa a pesar de estar empapados de la guerra que se vivía en Europa, el presidente Franklin D. Roosevelt en un discurso dado a través de todos los medios masivos de la atacada nación, bautizaba esas acciones bélicas como El Día de la Infamia marcando la entrada oficial de los Estados Unidos como beligerante de la Segunda Guerra Mundial y que concluiría con una infamia mas cuando 4 años después detonó, en un completo y absoluto pay back, dos bombas atómicas que obligaron al Japón a firmar su rendición y así concluir la guerra.

Pearl Harbor es uno de los pasajes de la historia que más me apasionan y hoy lo he comprendido mejor que nunca. Hoy fui atacado, como los Estados Unidos, por la empresa donde trabajaba como aquella mañana de diciembre del '41 lo hicieron los japoneses, -en emboscada- hoy 30 de junio del 2008 fuí despedido de mi empleo y lo recordaré en mi existir como mi propio día de la infamia.

Me di cuenta en la practica lo que tenía bien sabido en teoria: El poder de la palabra escrita es imbatible; lo ya escrito es inquebrantable y solo violentando de las garantías individuales puede bloquearse, romperse y acallarse. Las cuestiones micro sociales, como mi caso particular, solo son reflejo de la soberbia de quien controla los medios de produccion y son espejo de las situaciones macro sociales como la reciente modificacion del art 41 de la constitución mexicana en lo que mediáticamente se ha denominado Ley Mordaza.

Las palabras del abogado de la empresa retumbaran en mi mente por siempre "...a veces no encontramos las palabras adecuadas para decirle a los empleados lo mal que nos caen...". Laboralmente no hay mancha y demostrado quedo en los casi tres años y medio de trabajo donde demostré, ademas de ser buen empleado, que fui propositivo para la empresa mostrandoles, mediante investigaciones profesionales, focos rojos en las problematicas de comunicación organizacional de las que como comunicólogo que soy me dí cuenta antes que ellos. Nunca recibi ni un gracias, sin embargo, la satisfaccion de modificar al menos desde el anonimato, aquellos rubros donde hice hincapíe queda en mi como si sí me hubieran dado las gracias.

Cuando se pierde la dignidad se pierde la razon del ser humano, porque la diferencia entre el orgullo y la soberbia esta en una linea que se rebasa sin darse cuenta y no es hasta que de alguna manera y de forma externa nos cae como cubetada de agua fría el error -y horror- en el que se incurre, como mi jefe inmediato, que perdió la identidad alienándose por su jefe y que se prostituyó por conservar su posición en el organigrama cayendo de la inicial imagen de lider a un simple office boy de "ve y dile" y "te informo lo que me dijo" sin poder resolutivo y sin el valor suficiente para enfrentar una situación obrero-patronal por sí mismo mostrando no solo una falta de valor humano sino reiterando una cobardía institucional como de la que fui presa con un acoso laboral de su parte que vaticiné con una denuncia por escrito ante el departamento de Recusos Humanos como consecuencia de los vejámenes que el jefe de mi jefe hizo en mi contra humillándome, insultándome, denigrándome, discriminándome y denostándome cuando en una reunión le hice ver los errores conceptuales en los que estaba cayendo.

Y así con todo ello, en mi despido, intentaron darme una lección de ética profesional y otra de moral humana.

¿Con que cara?

Pero he aprendido, con un golpe más, lo que ya decía yo en un post anterior: He aprendido a aceptar con dignidad mis derrotas y con humildad mis victorias. Y cuando pierdo es por que soy vencido en la batalla, pero nunca, nunca por rendirme antes de ella.

Y si alguno/s de los vejadores lee estas líneas recordarles que el Presidente de la República solicitó a todos los mexicanos fomentar una atmósfera de denuncia para poder engrasar y mejorar la maquinaria de impartición de justicia en nuestro país y también hacerles saber que en México la libertad de expresión esta consagrada en los artículos 6 y 7 de la Constitución.

PD: se reciben donaciones!!!

4 comentarios:

VITOCHAS dijo...

Vaya, una noticia desagradable. A nadie le gusta quedarse sin empleo, y mucho menos ser objeto de vejaciones por parte de un jefe imbécil.

Desde aquí mi franca solidaridad.

Y bueno, acerca de la supuesta ley mordaza, creo que difiero en grado y medida por una cuestión profesional.

Yo veo las modificaciones al artículo 41 desde la perspectiva política, como un intento de acotamiento -quizá no el más ingenioso, ni el mejor- al poder que los medios electrónicos, que deberían ser eso, medios, han acumulado desde que el proceso de cambio político comenzó a hacerse más visible y efectivo.

Por encima de los poderes constitucionales no puede ni debe levantarse otro poder que pretenda vulnerar las decisiones que aquellos formulen. En México, paradójicamente al amparo del poder, o más bien del vacío de poder dejado por una forma caduca de ejercicio de la política, los medios habían rebasado al Estado.

La reforma, bien entendida, no coarta la libertad de expresión de nadie; pero incluso, aunque así fuese, en una sociedad cada vez más abierta, con fuentes de información diversificadas, la reforma lo que pretende y puede hacer es mover el foco de atención desde la televisión, fundamentalmente, hacia otros medios de expresión de la libertad de hablar o escribir sobre las ideas políticas.

Además no hay que engañarse, los medios electrónicos antes que agentes sociales son negocios, y la libertad de expresión es, en nuestra incipiente democracia, un producto sólo a ratos rentable. Así que por ahí el discurso de sus trabajadores, líderes de opinión y presentadores de noticias, tiende a debilitarse.

Lo preocupante, por lo menos lo que yo realmente veo así, es ése otro coto de poder que la televisión está construyendo con miras a la sucesión presidencial de 2012. ¿Cuál es ese? El amarre informal que están haciendo Televisa y Tv Azteca, de las candidaturas de Peña Nieto y Marcelo Ebrard, para así tratar de recuperar el espacio mercantil pérdido.

En fin, un tema con muchas aristas, que da para la polémica.

Saludos
Víctor

malasuerte dijo...

Me entero de esta noticia y lo peor es saber la forma en q sucedio p q todos los q trabajamos estamos expuestos a ser despedidos...pero asi como todos los vivos moriremos...la cuestion es COMO...y la frorma q describes ese como es de lo peor..no hay nada peor q alguien q se prostituye (no para mejorar jajajjaa pq todo mundo lo hace en el capitalismo vendiendose al mejor postor) para seguir en el mismo lugar de un mismo esquema.Un saludo y espero este todo bien por alla amigazzoooooooo

Alv@ dijo...

Hola Lic...

Lo vengo a felicitar por su aniversario con su marida y a decirle que yo fui muy mala en historia, pero siempre es bueno leer a los que saben mas de eso que nosotros...

Un abrazo ;

el7palabras dijo...

Bad nius.
Tal y como otras de otro Nius, pero no TAAN malas.

Que no es el fin del mundo, licenciado; que no es la única chamba en la tierra... pero en el entretanto, sí que es pasarla del nabo.
Sintiendo que la muerte susurra al oído, que las fuerzas flaquean.

Ganas de mandar todo a la tiznada empiezan a gestarse de repente: "deme el puesto de menor responsabilidad en su empresa por favor" y flipear hamburguesas hasta el fin del mundo.

Pero siempre hay algo (en algunos nuestros casos, "alguienes") que hace que las fuerzas vuelvan y la decisión empuje a las circunstancias a mejorar. Que impulsa a seguir pataleando: Ellas.

Por ellas, por usté, por las hilachas y el caldo gordo; no le afloje. Siga dándole. No demsaye. No se sueñe sin sangre.


¡Fuerza mi Lic.! y a salir de esta.
Puras buenas vibras desde acá.

Un abrazo.